Toda precaución es poca cuando se trata de una tormenta. Es un fenómeno meteorológico apasionante pero que también tiene sus peligros. Estas son algunas recomendaciones que sobre lo que no se debe hacer durante una tormenta.

Fregar los platos o darse un baño

Las tuberías son excelentes conductoras, por lo que si descarga un rayo y estás en contacto con el grifo, esta descarga podría llegar hasta ti.

Usar el teléfono fijo

Si un rayo cae en el poste que sostiene el cable del teléfono puede causar una subida de tensión que se propagará hasta el auricular. Por ello es mucho más recomendable, en caso de tormenta, hablar con el teléfono móvil.

Ver la televisión o utilizar el ordenador

La descarga de un rayo puede desplazarse por los circuitos de los aparatos domésticos y producir cortocircuitos, dañándolos por completo.

Desplazarse en coche descapotable

La estructura metálica de un coche normal protege a los ocupantes del automóvil, ya que si un rayo impactase sobre el vehículo, esta actuaría como una jaula de Faraday, desviando la corriente eléctrica por el exterior hacia la tierra. Esto sería imposible si se tratase de un coche descapotable, ya que el rayo impactaría directamente sobre el ocupante del vehículo.

Tocar algo dentro del vehículo

Si un rayo impacta sobre el vehículo, hay una pequeña probabilidad de que la energía se propague por el sistema eléctrico. Lo más adecuado es apagar el motor y no tocar nada hasta que la tormenta haya pasado.