Un total de 776.126 rayos impactaron sobre la península y las Islas Baleares durante este pasado agosto, la cifra más alta desde el año 2000.

Ha sido un mes extraordinariamente tormentoso en la península, en el que hubo tormentas eléctricas todos los días excepto uno. Esto ha sido propiciado, entre otros motivos, por las vaguadas de aire frío sobre la península y la humedad del Mediterráneo. Estas tormentas han ocasionado numerosos incendios forestales en nuestro país, poniendo en serio peligro seres vivos y propiedades.

En cuanto al mes de septiembre, cabe destacar que la actividad de la atmósfera comienza a ser más activa y es habitual que las tormentas descarguen más rayos, por lo que los expertos califican de “normal” las intensas tormentas que están afectando a toda la península durante esta última semana.