La semana pasada hubo 5 muertos por rayo en Estados Unidos.

El último de ellos, Scott Pasour, de 54 años, fue golpeado por un rayo en Carolina del Norte, cuando paró, junto con dos amigos para ponerse el equipamiento de lluvía. Sus dos amigos -que salieron ilesos- dijeron que no habían visto ningún relámpago hasta el fatídico suceso.

Y es que con este ya van 5 muertos por relámpago en todo U.S, solamente durante la semana pasada. Según John Jensenius, Jr., especialista en Seguridad contra Rayos del Servicio Nacional de Meteorología (NWS) la media anual está en 49 muertos y cientos de personas  heridas por rayos.

El especialista también aseguró que se estima que caen al año una media de 25 millones de rayos en todo Estados Unidos. “La mayoría son inofensivos, tanto para las personas como para el entorno” aseguró.

Pero hay que tener especial cuidado con los rayos en esta época del año. Las tormentas veraniegas, y las actividades de verano, como ir a la playa o a la montañas suponen más riesgo. En caso de ser sorprendido por una tormenta lo mejor es encontrar refugio en un edificio o vehículo. Aunque es de conocimiento general, nunca refugiarse debajo de un árbol, ya que supone más riesgo. Y finalmente, si no hay ninguna otra posibilidad, intentar estar lo más bajo posible.