Un trabajador del Aeropuerto Internacional del Suroeste de Florida, en Fort Myers (EE.UU.), fue alcanzado por un rayo cuando trabajaba junto a un avión en la pista y le provocó quemaduras de tercer grado.

     

El rayo golpeó la cola del avión, viajó a través del fuselaje y alcanzó a Austin Dunn, de 21 años, quien ya se recupera de las quemaduras.

Esto ha ocurrido porque el avión es una estructura de metal y ese metal crea una jaula de Faraday. Dicha jaula se define como un recinto recubierto de metal, que cuando se le aplica electricidad, esta no es capaz de llegar al interior, sino es conducida por el exterior. Por lo tanto, arboles, antenas, animales e incluso personas que se encuentren en el exterior están expuestos a la caída del rayo.

Nada que ver con un pararrayos de tipo activo, como nuestros PDC Advance, Sigma y Electron. Un pararrayos como este capta el rayo, impidiendo que caiga en las inmediaciones y evitando que ocurra alguna desgracia. Para grandes superficies al aire libre, que de otra forma son imposibles de proteger, la única forma es utilizar el pararrayos activo.

La caída de rayos es una de las principales causas de muerte asociadas a las tormentas. Su impacto puede desencadenar un paro cardíaco y heridas, así como lesiones cerebrales irreversibles.

Precisamente por esto es necesario proteger nuestras viviendas, edificios, granjas o empresas. De esta forma evitaremos daños en personas, animales, objetos personales o instalaciones y maquinaria.

Lo mejor es que un instalador especializado evalúe las necesidades. Para proteger su hogar de la mejor forma, contacta con nosotros.